Matemáticas. Organización del trabajo didáctico


Lectura sugerida
     Se proponen tres momentos:


   La planeación del trabajo diario
     Ésta debe obedecer al interés del profesor por organizar su trabajo de tal modo que su desempeño en el aula ofrezca resultados satisfactorios, más que a la necesidad de entregar la planeación a las autoridades correspondientes.

     Para la planeación conviene disponer de un guión de trabajo en el que se especifique lo que el alumno debe hacer luego de efectuar la actividad.

     Por otro lado, es necesario especificar qué materiales se utilizarán, ya sea del libro de texto o materiales auxiliares, como pegatinas, recortables o material manipulable que se emplee en una actividad de introducción o una actividad complementaria.

     Asimismo, debe redactarse brevemente el desarrollo de la actividad; la organización del grupo, ya sea individual, en parejas o por equipos; la presentación del material y de la situación problemática; las preguntas generadoras que guíen al grupo; la ejemplificación de procedimientos; y el trabajo en sí mismo de la actividad.

La implementación del trabajo en el aula
     Un trabajo satisfactorio en el aula requiere del conocimiento a profundidad del trabajo que se desarrollará: la actividad del libro, una actividad para introducir un tema o una actividad complementaria. Esto implica haber efectuado previamente la actividad para identificar los diferentes momentos que la componen, así como las posibles dificultades con que los alumnos pueden encontrarse. Además, habrá que preparar el material necesario para trabajar la sesión.

     Una vez en el aula le sugiero tener en cuenta tres momentos:
- la presentación y el procedimiento de la actividad (situación problemática),
- el trabajo personal (aun cuando sea en equipos)
- la puesta en común.

     La presentación y el procedimiento de la actividad incluyen organizar al grupo, planear el modo de trabajo (individual, parejas, equipos), introducir el tema y despertar el interés de l@s alumn@s para llevar a cabo la actividad. El objetivo es dar a l@s alumn@s las herramientas necesarias para investigar por cuenta propia las situaciones específicas de la actividad. Es en el momento de efectuar la actividad cuando se indican las consignas, se hacen preguntas, se guía al grupo para entender el quehacer mismo de la actividad a partir de ejemplificarla, y se lleva a cabo con el grupo, paso a paso, el procedimiento, así como la introducción y el recordatorio o la reafirmación de nociones, conceptos, relaciones y algoritmos.

     El trabajo personal es el momento en que los alumnos resolverán por cuenta propia (en parejas o equipos) la situación problemática presentada al grupo. Tiene el propósito de capacitar a los alumnos en la experiencia del trabajo autónomo e incrementar sus capacidades matemáticas a partir de la ejercitación.

     La puesta en común se desarrolla luego de que algunos alumnos concluyeron el trabajo personal. El grupo es organizado para que exponga sus hallazgos, estrategias, dificultades y conclusiones; es decir, para que los alumnos comuniquen lo que aprendieron. También es la oportunidad de reafirmar nociones, conceptos (terminología) y procedimientos, y de aclarar dudas con todo el grupo.

     En los tres casos se debe propiciar que los alumnos sean quienes descubran, analicen, discutan y comuniquen sus hallazgos, y entre todos formulen las conclusiones, así mismo se les debe permitir que inicialmente comuniquen su propio saber en los términos que conocen, para que luego empiecen  a usar el lenguaje matemático en sus intervenciones, al momento de explicar, exponer y argumentar.

La evaluación del trabajo
     Una vez que se trabajó la actividad en el aula, es conveniente revisar la planeación y valorar el procedimiento que se llevó a cabo. Con esto se pretende identificar cuáles fueron los aciertos en el proceso de la actividad; lo que sí funcionó; qué situaciones permitieron el trabajo de los alumnos; así como identificar qué falló, qué los distrajo, qué fue difícil de comprender y por qué no entendieron, o sí la actividad no se logró.

     Además habrá que identificar las improvisaciones, los cambios y las adecuaciones durante el proceso de la actividad. Hay momentos en el desarrollo de ésta en que debe modificarse lo planeado, ya sea por las respuestas de los alumnos a la situación planteada, por ciertas preguntas que requieren de modificaciones o porque en ese momento el profesor decide seguir por otro lado. Estar abierto a ser flexible a la planeación es muy importante; de lo contrario, el desenvolvimiento del trabajo en clase puede convertirse en algo rutinario y aburrido. Seguir al pie de la letra una planeación no es lo más recomendable. La idea es ser crativo y estar dispuesto a a adecuar, incluso cambiar todo lo planeado, según como el grupo se vaya comportando.

Sobre el autor: Santos Rivera

"Nada es imposible para una mente dispuesta"

Apoyo Desafíos Matemáticos