La Competencia Lectora en el Reporte de Evaluación


     Hasta el pasado ciclo escolar 2012 - 2013, la cartilla de educación básica contenía un apartado con indicadores para evaluar la competencia lectora en tres rubros:

Comprensión lectora
Se centraba en el número de respuestas correctas que el estudiante deba sobre determinado texto.

Velocidad lectora
Se centraba en el número de palabras leídas por minuto.

Fluidez lectora
Se centraba en el tono, ritmo y volumen de la lectura.

     Ahora se unen estas últimas categorías porque su inclusión en la cartilla de educación básica fue motivada por el supuesto de que la velocidad lectora impacta en la fluidez y la fluidez es necesaria para lograr la comprensión lectora; sin embargo, poner énfasis en el número de palabras que un lector lee por minuto, y cómo lo hace, contradice la idea de comprensión lectora según el enfoque adoptado por el currículo vigente, en el que se reconoce que toda lectura es una búsqueda de significado.


     En este sentido, contar palabras y privilegiar la pronunciación, el ritmo, el tono y el volumen al leer, son acciones congruentes con una concepción de lectura que considera que el lector registra en su mente la información contenida en el texto extrayendo el significado de cada palabra para unirlo con el de la palabra anterior y con el de la siguiente, hasta articular un significado, de forma rápida y fluida, lo cual no garantiza que un lector haya comprendido un texto. La escuela tiene el compromiso de formar practicantes competentes de la lectura (y la escritura), y no solo sujetos que puedan “descifrar” el código; es decir, el lenguaje escrito.

     La lectura es una práctica cultural que consiste, principalmente, en interrogar activamente a un texto para construir su significado, con base en las experiencias y conocimientos previos que el lector tiene sobre el tipo textual, su contenido y el mundo en que habita. Desde esta perspectiva, leer es también comunicarse, entablar un diálogo con un autor, su tiempo, su contexto y sus ideas, sea el tipo de texto que sea.

     Leer y comprender lo que se lee es una herramienta fundamental para la vida y para el estudio. El propósito es lograr que las personas (niños, jóvenes y adultos) conciban y experimenten el acto de leer como parte fundamental de la vida, que hace posible aprender, informarse, divertirse, imaginar, etcétera.

     Por lo anterior, se desarrolla una propuesta para sustituir la sección acerca de la competencia lectora en el Reporte de Evaluación, el cual reemplaza a la Cartilla de Educación Básica a partir del ciclo escolar 2013-2014.

     La propuesta es producto del trabajo conjunto de la DGMIE y la DGDC, e integra dos características nuevas con respecto a los estándares de lectura:

a) Se centra en el proceso de comprensión lectora, dejando de lado la velocidad y la fluidez que son producto de la primera, sin obviar el proceso de escritura; y

b) Se presentan instrumentos diferenciados para cada dos grados en la primaria y para el nivel de secundaria, a fin de identificar especificidades y graduar el proceso:

     Los instrumentos han sido elaborados considerando los componentes de la competencia lectora integrados en PISA, que más allá de cualquier discusión sobre la prueba en sí misma o sus usos, ha reunido mucho trabajo de índole teórico y práctico en relación con la competencia lectora:

Aspectos de la comprensión lectora:
  1. Recuperar información
  2. Formarse una comprensión general.
  3. Desarrollar una interpretación.
  4. Reflexionar sobre el contenido de un texto.
  5. Reflexionar sobre la forma de un texto.
     El otro referente empleado para la elaboración de los criterios fueron los propios programas de estudio, particularmente en aquellos elementos generales respecto de la lectura y la escritura, para que con el ajuste curricular dichos referentes de evaluación de la comprensión no se vean afectados.

     Por otro lado, en razón de la complejidad que implica la construcción de referentes de evaluación para la comprensión lectora, los instrumentos se diseñaron a partir de indicadores que dan cuenta de la habilidad específica con base en una escala likert (también denominada método de evaluaciones sumarias).

Dichos instrumentos consideran, a su vez, dos aspectos:

a) Que permitan mantener la atención en la lectura y la escritura, específicamente en cuanto a comprensión; y

b) Que sean claros para los padres de familia, por ello se buscó una redacción alejada de referentes técnicos.
Aspectos relacionados con el desarrollo de la comprensión al leer y escribir:

( P U B L I C I D A D)
anuncios anuncios anuncios anuncios

Sobre el autor: Santos Rivera

"Nada es imposible para una mente dispuesta"

Apoyo Desafíos Matemáticos